Infantas, 9: Sepia a la plancha con aguacate

Cuando no tienes mucho tiempo la sepia a la plancha es uno de los platos más rápidos de cocinar. Aunque es muy típica esta forma de prepararla, también es uno de los más ricas. Rara es la vez que cuando voy por mi tierra de tapeo no nos pedimos este plato. Hoy os traigo esta típica receta pero con un toque diferente. Os propongo que os animéis a acompañarla con aguacate.

Espero que os guste.

DSC_0142

INGREDIENTES PARA DOS PERSONAS

  • 2 sepia
  • Aceite
  • 1 Diente de Ajo
  • Perejil
  • Sal y pimienta

En mi caso compré las sepias congeladas ya que te vienen limpias y son más baratas. Lo primero que tenéis que hacer  es dejar que se descongelen. Una vez estén descongeladas, las cortamos en daditos.

Mientras pelamos el ajo y lo picamos, ponemos a calentar la plancha a fuego alto. Cuando esté muy caliente añadimos una cucharada de aceite y el ajo picado. Seguidamente ponemos la sepia cortada y el perejil, además de echarle sal y pimienta al gusto. Debemos estar pendientes porque aunque parezca un plato sencillo es difícil que la sepia nos quede en su punto. Con unos cuatro o cinco minutos será suficiente si no queremos que se nos quede dura.

Ahora es el momento del toque de color con el aguacate.

DSC_0143

INGREDIENTES para el acompañamiento
de aguacate

  • 1 Aguacate
  • 1/2  Tomate
  • 1/2 Zumo de Limón (con ayuda
    de un tenedor)
  • Sal y Pimienta

Cogemos medio tomate y cortamos por la mitad. En otro post ya os expliqué cómo abrir correctamente un aguacate, si queréis podéis hacer CLICK AQUÍ para recordarlo. Una vez hayamos pelado el aguacate, lo cortamos en dados y lo ponemos en el recipiente junto con el tomate. Ahora, con ayuda de un tenedor sacamos el zumo de medio limón.

Cogemos la batidora y lo batimos todo hasta que nos quede una especie de puré. Lo probamos y le echamos sal y pimienta al gusto. Si vais a reservarlo para un poco más tarde os recuerdo que guardéis el hueso del aguacate y lo pongáis con la mezcla para que conserve más su sabor.

Como podéis ver es una receta muy sencilla y no tiene nada de misterio (bueno sí, que la sepia no os quede dura). Espero que os animéis a hacerla.

Infantas, 9: Tartar de tomate y aguacate

Hoy toca una receta rápida y sencilla.  Para los amantes de las ensaladas os traigo una forma diferente de tomarla. Si estáis cansados de la ensalada de siempre podéis probar a hacer este tartar. Es muy fácil y seguramente sean ingredientes que tengáis en casa. Un plato ideal como entrante para una cena con amigos o con tu pareja e incluso si os apetece prepararlo esta misma noche para innovar en vuestro menú.

Espero que os guste.

DSC_0641

INGREDIENTES PARA DOS PERSONAS

  • 2 Tomates
  • 1 Aguacate maduro
  • 1/2 Cebolla
  • Aceite, pimienta y sal

Empezaremos picando la cebolla y a continuación el tomate, los dos en forma de dados. Lo meteremos todo junto en un bol. Ahora es el turno del aguacate (para quien no sepa cómo abrirlo os lo explicaré más abajo), lo abrimos y, como antes, lo cortamos en daditos.  Una vez hecho todo esto nos queda echar el aceite, no en gran cantidad, que quede todo bien impregnado. Y por último pimienta y sal al gusto. Por último lo mezcláis todo bien con ayuda de dos cucharas.

DSC_0636

INSTRUCCIONES PARA ABRIR  y DESHUESAR UN AGUACATE

Parece una tontería pero a mí me tuvieron que enseñar a abrir un aguacate correctamente. No es que sea complicado, pero si está muy madura puede ser que acabemos haciendo un estropicio. Aquí va esta técnica, muy sencilla y se tarda menos de un minuto. En cuanto aprendes es muy sencillo, así que allá vamos:

  1. Primero debemos abrir el aguacate por la mitad. Así que cogemos un cuchillo y lo rodeamos. Nos toparemos con el hueso, lo que nos impedirá abrirlo del todo. Dejaremos el cuchillo y cogeremos el aguacate con las dos manos y giraremos cada una en una dirección.
  2. El siguiente paso es quitar el hueso. Para eso volveremos a coger el cuchillo y le daremos un golpe seco al hueso del aguacate (con la parte afilada del cuchillo). Debe quedar clavado en el hueso. Entonces giraremos el cuchillo hacia un lado, sin hacer excesiva fuerza y veremos como se desprende suavemente.
  3. Para quitarle la cáscara y pelarlo sin esfuerzos necesitaremos una cuchara sopera. Cogeremos un trozo del aguacate e introduciremos poco a poco la cuchara por uno de sus bordes y la deslizaremos hasta que se nos desprenda el aguacate de la cáscara. Si está suficientemente maduro, saldrá sin problemas.

*TRUCO: Si necesitáis  reservar el aguacate para más
adelante recomiendo que guardéis el hueso. Si lo
metéis junto al aguacate se conserva mejor y no se oxida.

Películas para chuparse los dedos Vol. I: Ratatouille

Imagen

Otra de mis pasiones es el cine y para poder compaginar el séptimo arte con la cocina se me ha ocurrido crear esta sección. Aquí os hablaré de películas que tengan como temática la cocina.

En este primer volumen vamos a hablar de Ratatouille (2007, Pixar) una película que sin duda recomiendo que veáis si os apasiona cocinar. Cuenta la historia de una rata (Remy) que sueña con ser chef. Pero Remy se enfrenta a la oposición de su familia y, sobre todo, a lo que supone ser un ratón para esta profesión. Por infortunios del destino se ve perdido en las alcantarillas de París donde encontrará el restaurante de su ídolo, el chef Gusteau, una eminencia para la cocina francesa.

Aunque no es plato de buen gusto para nadie encontrar un ratón en su cocina, Remy decide correr el riesgo. Éste conseguirá aliarse con el simpático y patoso Linguini, el pinche de cocina. Juntos y por culpa de varios acontecimientos surrealistas crearán el caos en los fogones de este importantísimo restaurante parisino. Como toda película de Disney el trasfondo lo encontramos cuando el simpático roedor se ve obligado a decidir entre seguir su sueño o volver con su familia.

Imagen

Pero para centrarnos en lo que realmente nos interesa de esta película también tenemos que hablar de un importante personaje secundario: Anton Ego (el crítico gastronómico más temido de París). Perspectiva, es lo único que pide cuando llega el maitre a su mesa, que le sorprendan. Y el astuto roedor decide que la mejor manera es con un Ratatouille, un plato clásico de la cocina francesa que consiguió fascinar al antipático crítico.

Este plato está compuesto la mayoría de las veces por tomate, berenjena, calabacín, pimientos, cebolla y ajo. En España lo conocemos, dependiendo la comunidad autónoma, de diferentes formas. En Castilla lo llaman pisto, en Cataluña Samfaina o Xamfaina y Tumbet en Mallorca. Pero para dicha película utilizaron una variación contemporánea conocida como Confit Byaldi (una versión del plato que creo el chef francés Michel Guérard en 1976). La única diferencia del plato tradicional de Ratatouille es que los vegetales se cortan en finos discos en lugar de en tacos.

A continuación os pongo la receta para que os animéis a probarla. Yo todavía no he tenido tiempo de prepararla, pero prometo este fin de semana intentarlo. Ya subiré una foto para que veáis como me queda.  Animaos y probad a hacerla vosotros también, porque no olvidemos, como decía el chef Gusteau, que “Cualquiera puede cocinar“. Así que tras escuchar esto vayamos a ello.

RECETA RATATOUILLE

  • 4 Tomates
  • 2 Berenjenas
  • 2 Calabacines
  • Aceite, sal y pimienta
  • Albahaca

Lo primero que hacemos es cortar los tomates, las berenjenas y los calabacines en finas rodajas. Una vez hecho esto cogemos una bandeja de horno y la untamos de aceite. Ahora cogemos las verduras  y  las distribuimos en capas.  Le añadimos unos toques de sal y pimienta y lo metemos al horno a 180º durante 25 minutos.

Cuando estén bien asadas y con cierta consistencia, las sacamos. Para acabar las servimos en el plato montándolas en forma de caracol. Yo os recomiendo que las aliñéis con una suave vinagreta de albahaca y aceite.