El día del espectador: Pesadilla antes de Navidad

El miércoles que viene por la noche estaremos celebrando Noche Buena, así que no se me ocurría una película mejor para este día del espectador: Pesadilla antes de Navidad (1993, dirigida por Henry Selick y escrita por Tim Burton).

Este cuento gótico navideño, apoyado por una espectacular banda sonora, sigue estremeciendo tanto a niños como a mayores año tras año.

SINOPSIS

Jack Skellington cansado de organizar año tras año la festividad de Halloween decide acabar con la rutina e intentar apoderarse de la Navidad. Ignorando los consejos de la solitaria muñeca de trapo, Sally, Jack decide reclutar a tres traviesos jóvenes para secuestrar a Santa Claus, o como ellos lo llaman, Santa Clavos. Pero lo que parecía una buena idea deja de serlo cuando pone a Santa en peligro y todo se convierte en una verdadera pesadilla para las familias de todo el mundo. El rey de las calabazas deberá enfrentarse al malvado Oogie Boogie para que vuelva todo a la normalidad.

Como fan incondicional de Tim Burton es una de las películas que no falta en mi filmoteca. Tanto si os gusta la Navidad como si os encanta Halloween es una película que tendéis que ver, da igual en qué momento. E incluso para los que no os gusta la Navidad también, así podréis descubrir si Jack consigue resolver el embrollo y es capaz de devolver la alegría a todos los hogares o, finalmente, acaba destrozando la Navidad.

Esta película fue rodada bajo la técnica del Stop Motion lo que supuso una gran carga de trabajo. Un total de 230 decorados que ocuparon 19 platós. En el film se utilizaron 227 marionetas diferentes y  por cada minuto de este se emplearon siete días de rodaje. 400 cabezas con expresiones diferentes para el personaje de Jack y dos años hicieron falta para terminar esta película.

Y como cada miércoles de cine llega la hora de hablar  del momento gastronómico de la película. Cuando Jack llega a Christmas Town y canta la canción que he puesto al principio ¿Qué es? dice así: Y todo huele a dulce, golosina y a pastel. En Halloween descubrí el blog Loleta y me enamoré perdidamente de su Tarta de calabaza con nueces pecanas. Aunque sea Navidad puede ser una riquísima idea con la que seguro que endulzáis las fiestas y todo el mundo está encantado. En mi casa seguro que no falta en el menú. ¡Ya me han pedido que la prepare!

Captura de pantalla 2014-12-17 a la(s) 13.44.02

Anuncios

El día del espectador: Sweeney Todd

De nuevo miércoles, día del espectador y último día de la fiesta del cine, motivo doble para hablar de cine . Se acerca Halloween, esa fiesta estadounidense que en España hemos querido adoptar, por ese motivo hoy toca una película terroríficamente gastronómica: Sweeney Todd: El barbero diabólico de la calle Felt (2007, Tim Burton). Basada en la sensación musical de Broadway, ganadora del legendario premio Letrista y compuesta por Stephen Sondheim, Tim Burton consigue una adaptación muy original de este thriller dramático.

 

Como no podía ser menos Burton  tampoco podía prescindir de sus actores por excelencia: su incondicional Johnny Depp y su esposa Helena Bonham Carter. Ya dicen por ahí la expresión de: “Estar más tranquilo que Johnny Depp y Helena Bonham Carter en un casting de Tim Burton” y aunque sea verdad que casi siempre, por no decir siempre, cuenta con ellos en sus películas tengo que decir a su favor que yo también contaría. Una vez más en esta película lo bordan.

SINOPSIS

Cuenta la historia de Benjamin Barker, un hombre que es encarcelado injustamente y vuelve 15 años después para vengarse de los que le encerraron. El regreso de Barker, ahora conocido como Sweeney Todd, conocerá a la señorita Nellie Lovett. Una pésima pastelera que prepara los peores pasteles de carne de todo Londres y decide ayudar a Todd a llevar a cabo se venganza.

Si queréis saber cómo Sweeney Todd, con ayuda de la Sta. Lovett, lleva a cabo este ajuste de cuentas solo tenéis que animaos a verla. Como siempre, Burton no defrauda. Ya lo consiguió con Sleepy Hollow se aprecia en cada fotograma ese aire a cine antiguo perfeccionado que te envuelve en el oscuro Londres de la Era Victoriana. Me enamoró la fotografía de este film (Darius Wolski), llena de colores monocromáticos en los que predominan el negro, gris y blanco. Pero sobre todo resaltan los azules de baja saturación y rojos muy, muy oscuros.

Llega el momento de hablar de la parte gastronómica de la película, esos famosos pasteles de carne de la señorita Lovett. Una de las canciones más divertidas, aunque hagan muy poco apetitoso el pastel, es la que canta la pastelera Nellie Lovett cuando Sweeney Todd llega a su tienda.

Así es como Lovett convirtió los pasteles de carne en los más famosos del cine, famosos y…polémicos. Os dejo aquí la receta, eso sí, un poco diferente a cómo los realiza Mrs. Lovett en su pastelería de Fleet Streat. He preferido no ser fiel a su receta y omitir la parte caníbal de esta.

Captura de pantalla 2014-10-29 a la(s) 10.45.01

INGREDIENTES PASTEL DE CARNE

  • 1 Paletilla de carne
  • 2 Huevos duros
  • 1 Huevo batido
  • Jamón
  • 2 Masas de hojaldre
  •  Laurel
  • Ajo
  • Pimienta
  • Canela
  • Agua
  • Sal

Captura de pantalla 2014-10-29 a la(s) 10.56.43

Primeramente cogemos la paletilla de ternera y la cocemos en agua junto con laurel y sal. Una vez cocida la dejamos enfriar y la troceamos en trozos muy pequeños.

Hecho esto, mezclamos la carne picada con ajo troceado, pimienta, canela y más sal. Añadimos también a esta mezcla el jamón troceado y los huevos duros bien picados.

Es el momento de coger la base de hojaldre e ir poniendo la mezcla que acabamos de hacer en ella. Los pasteles los podemos hacer del tamaño que queramos, una vez elegida la forma los cubrimos con la otra masa de hojaldre haciendo la misma forma para que quede como una tapa que lo cubra todo.

Es conveniente que agujereemos en el centro el hojaldre para que así no suba. Batimos el huevo y con ayuda de un pincel de cocina los pintamos, así al salir del horno tendrán un toque brillante. Metemos los pasteles en el horno a 180º y los dejamos cocer durante unos 20 o 25 minutos. Los dejamos enfriar un poco y los podemos servir.