Maldonado, 40: Pollo al curry

La comida hindú me encanta. Para los que no la hayáis probado se caracteriza por combinar gustos, gracias al uso de las especias, y texturas. Al comerla nuestro paladar vive una fiesta de sabores mezclando especias y plantas aromáticas. Así que hoy os traigo una receta que me apasiona, siempre que puedo y tengo un poquito de tiempo la hago. Es el Pollo al curry. Descubrí esta receta en el blog de la revista Elle, Food and Cook, y se ha convertido en uno de mis platos estrella. La característica que diferencia esta receta de las demás es que le añadimos manzana. Esto le aporta un sabor extraordinario, mucho más suave y fresco que hace que este plato enamore a cualquiera.

DSC_0248

Mucha gente cree que el curry es esa especia amarilla que tenemos en la repisa, pero no es así. Es mucho más que eso. El curry es una mezcla de varias especias de origen Indio. Esta mezcla de especial se ha popularizado a nivel mundial pero proviene de la India. Curry o Kari, como la llaman los hindúes significa salsa. Aunque sus orígenes son confusos todo apunta a que su origen está en la India. Allí fue donde decidieron utilizarlo para dar mejor sabor a sus platos ya que los consideraban insípidos. En Europa conocemos el curry por las colonias que tenían tanto Holanda como el Reino Unido en el siglo XXI. No existe solo una receta de curry, hay miles. Por este motivo lo hace tan especial, porque dependiendo quién la cocine y dónde lo comamos estaremos comiendo un plato distinto.

curry

Ingredientes

1 k. de pollo
2 cebolla medianas
150 gr. de champiñones
1 manzana
3 dientes de ajo
150 ml. de vino blanco
200 ml. de agua
150 ml. de leche
200 ml. de nata
4 cdtas. de curry en polvo
SalPimienta molida
Aceite de Oliva

2015-02-22 15.33.02

Empezaremos esta receta preparando las verduras. Limpiaremos la cebolla y la picaremos, a continuación lavaremos los champiñones y los cortaremos en cubos. Por último laminaremos finamente los ajos y reservaremos todo.

Seguiremos con la preparación del pollo. Lo cortaremos en trocitos pequeños y lo salpimentaremos. Lo freiremos en una sartén hasta que esté ligeramente dorado. Lo sacaremos y lo dejaremos escurrir sobre un papel de cocina para quitar el exceso de grasa.

Ahora cogeremos una olla donde pondremos un poco de aceite y añadiremos primero los ajos, dejaremos que se frían unos segundos. Después incluiremos la cebolla y un poquito de sal, la dejaremos cocinando hasta que se poche y tome un color dorado. Seguidamente los champiñones, los dejaremos friendo unos minutos más.

Hecho esto, es el momento de añadir el pollo a la olla. También pondremos la manzana (rallada previamente), el vino blanco y las cucharaditas de curry. Lo removeremos todo bien y lo dejaremos unos 5 minutos. Seguidamente añadimos el agua, la leche y un poco más de sal. Tendremos que dejarlo cocinando con la tapa y a fuego medio durante unos 20 minutos. Siempre comprobando cada poco tiempo para que no se nos quede seco. El último paso es muy sencillo. Justo antes de servirlo a la mesa, añadiremos la nata. Lo removeremos todo y lo dejaremos otros 5 minutos más.

Este plato combina estupendamente con un arroz o unos fideos chinos de soja.

2015-02-22 15.31.29

Anuncios

Infantas, 9: Croquetas caseras

Si echáis de menos la comida de vuestra madre o vuestra abuela y estáis cansados de las croquetas congeladas aquí tenéis una receta que os va a encantar. El otro día nos pusimos manos a la obra con la clásica receta de croquetas de jamón y pollo. Aquí os la dejo espero que os guste y os animéis.

DSC_0724

INGREDIENTES

  • 1 Pechuga de pollo
  • 150 gr de Jamón Serrano
  • 1 Cebolla
  • 4 cucharadas de Harina
  • 1/2 Litro de Leche
  • Aceite, sal y pimienta

PARA EL EMPANADO

  • Huevos
  • Pan rallado

Empezamos pelando la cebolla y cortándola en trocitos pequeños. Ponemos aceite en una sartén y dejamos que la cebolla se sofría hasta quedar transparente. Si tenemos el pollo crudo lo incorporamos a la cebolla ya sofrita y lo dejamos hacer.

A continuación echamos las cuatro cucharadas de harina y la cocinamos. Este paso es muy importante para que no nos quede el sabor a harina cruda. Una vez hecho esto echamos el medio litro de leche.

Tendréis que tener bastante paciencia y un brazo a prueba de bombas para remover sin parar y que os quede sin grumos y suave. Cuando esté todo bien mezclado añadimos el jamón serrano. Añadimos la sal si es necesario y la pimienta al gusto.

Para que la mezcla se solidifique y podamos darle forma os recomiendo que la hagáis un día antes de consumirla.

Cuando llegue el momento de darle forma a las croquetas, podéis ayudaos con dos cucharas soperas. Primero las pasáis por el huevo y después por el pan rallado. ¡Y a freír!

ANOTACIÓN SOBRE EL POLLO

En el caso de que os haya sobrado algo de pollo de un cocido, en lugar de echarlo junto a la cebolla, esperáis hasta el final y lo echáis, desmenuzado, junto con el jamón.

Si queréis probarlas con un toque diferente para acompañarlas, echadle un vistazo a esta salsa:

DSC_0726

INGREDIENTES PARA LA SALSA

  • 1 Yogur natural
  • 1 Cucharada de Mostaza
  • 1 Cucharadita de Aceite
  • Sal y pimienta

En un bol ponemos el yogur natural, la cucharada de mostaza y la cucharadita de aceite. Mezclamos todo bien y echamos sal y pimienta al gusto. Ahora sí,  ya tenemos todo listo para disfrutar de nuestras croquetas caseras.

El barrio de Lavapiés: Shapla Indian Restaurant

Este domingo unas amigas y yo salimos con la intención de disfrutar de la III ruta multicultural de la tapa en Lavapiés (Tapapiés), de la que ya os hablé la semana pasada. Pero al final cambiaron nuestros planes y acabamos en uno de nuestros restaurantes hindúes favoritos: SHAPLA Indian Restaurant.

Este restaurante está situado en la Calle Lavapiés, muy concurrida por locales hindúes. Pero no os dejéis engatusar por los simpáticos jóvenes que quieren atraeros hacia sus restaurantes, id con piñón fijo al Shapla. Lleva más de diez años en la Calle Lavapiés y no os defraudará, su calidad-precio es inmejorable.

Para quien no conozca este tipo de cocina, la hindú se caracteriza por combinar gustos y texturas provocando una fiesta en nuestro paladar mezclando sabores entre especias y plantas aromáticas. Si vivís en Madrid o venís de visita os recomiendo que os dejéis caer por aquí. Sin duda os encantará. Os dejo las fotos de nuestra comida para que vayáis abriendo boca.

Entrante que ofrece el restaurante. (Es una especie de torta muy rica para matar el hambre)

DSC_0757

Pollo Pakora (izquierda) y Samosa de carne (derecha)

DSC_0773

Pollo Korma

DSC_0774

Pan de queso (izquierda) y Pollo Tikka Masala (derecha)

DSC_0779 DSC_0776

Pollo Tandoori (la especialidad de la 
casa)

DSC_0775

Dirección: Calle Lavapiés  40 y 42

Metro: Lavapiés

Teléfono: 915 281 599

Precio: Menú día y noche 9’50€ (Os recomiendo este
menú hay gran variedad de platos y se compone de: entrante,
plato principal, arroces y panes, postre y bebida)

Para más información podéis visitar su página web y
su página de Facebook

Infantas, 9: Crema de calabaza con queso cremoso

Aunque la crema de calabaza sea una de las recetas que más guste a los niños (y no tan niños) que no son muy amantes de las verduras, quería darle un toque diferente y mejorar aún más su sabor. Si queréis sorprender en casa con este clásico plato o estáis hartos de comerla, tenéis que probar esta receta.  Espero que os guste.

DSC_0687

INGREDIENTES CREMA DE CALABAZA

  • 400 Gr de calabaza
  • 2 Zanahorias
  • 2 Patatas grandes
  • 1 Puerro
  • 1 Cebolla
  • Aceite, sal y pimienta

Empezamos pelando y cortando las hortalizas. Una vez hecho esto ponemos aceite en la olla donde vayamos a hervirlas. Sofreímos la cebolla con el puerro, una vez estén pochados añadimos la zanahoria, la patata y por último la calabaza. Dejamos rehogar unos minutos y cubrimos con agua. Lo dejamos hervir todo unos 30 minutos. Si vemos que no es suficiente, esperamos a que todas las verduras estén bien cocidas. Ahora es el momento de coger la batidora. Lo trituramos todo y le echamos pimienta y sal al gusto. En mi caso no me hizo falta colarlo, pero si no podéis hacerlo por si a caso.

DSC_0694

Ahora es el momento del toque diferente:

INGREDIENTES PARA LA SALSA DEL QUESO CREMOSO

  • 150 Gr de queso cremoso
  • Leche
  • Sal y pimienta

En un cazo echamos el queso y, a fuego muy lento, dejamos que se deshaga con ayuda de una cuchara de madera. Para que sea más rápido y su consistencia no nos quede muy espeso, podemos rebajar con un poco de leche. Cuando esté casi listo echamos una pizca de sal y de pimienta (ya que la crema de calabaza ya lleva). Ahora tan solo queda servirlo. Podéis acompañarla también con unos picatostes o con almendras, que es lo que hice yo.

ALMENDRAS FRITAS

Como las vamos a utilizar para acompañar la crema de calabaza, cogeremos tan solo un puñado y las picaremos con el cuchillo, ni muy grandes ni muy pequeñas. Pondremos una sartén al fuego con aceite y cuando esté caliente las añadiremos. Esperaremos a que queden doradas y a que se enfríen. Ya están listas para servir.

Infantas, 9: Calabacines rellenos de carne picada y bechamel al curry

Aunque el calabacín sea un vegetal muy propio del verano os traigo una receta llena de colorido para alegrar la llegada del otoño. Esta hortaliza ofrece una infinidad de formas de cocinarlo, pero esta vez he querido hacer un clásico: calabacines rellenos. Eso sí, dándole un toque diferente a la salsa bechamel, le he incorporado el sabor exótico del curry.

Espero que os animéis a probar esta receta y disfrutéis compartiéndola.

Calabacines rellenos con bechamel al curry

Calabacines rellenos con bechamel al curry

INGREDIENTES PARA DOS PERSONAS

  • 2 Calabacines
  •  125 gr de Carne picada
  • 1 Cebolla
  • Ajo
  • Sal y pimienta

PARA LA BECHAMEL AL CURRY

  • 60-80 gr de Mantequilla
  • 60-80 gr de Harina
  • 1 l de Leche
  • Curry en polvo
  • Sal y pimienta

Cogemos los calabacines y los cortamos en tres mitades cada uno. A continuación, con la ayuda de un vaciador o un cuchillo (debe estar bien afilado), vaciamos el interior que utilizaremos más tarde y reservamos el exterior para utilizarlo como recipiente.

Ahora pasamos a hacer el picadillo que estará compuesto por cebolla, ajo, carne picada y la carne del calabacín que vaciamos anteriormente. En una sartén ponemos aceite y una vez caliente, echamos el calabacín. Mientras se va haciendo, vamos picando la cebolla y el ajo. Una vez pochado el calabacín, metemos la cebolla en la sartén. Lo dejamos pochar todo un poquito más e incorporamos el ajo picado.

Cuando vemos que las verduras están en su punto, es el momento de echar la carne picada. Mientras dejamos que se haga pasamos a preparar la salsa bechamel al curry. Para prepararla necesitaremos un cazo y unas varillas. En un cazo ponemos   la mantequilla y dejamos que se derrita.  Cuando esté derretida, echaremos la harina y removeremos con las varillas. Ahora iremos vertiendo la leche muy poquito a poco y sin dejar de remover. Consiguiendo consistencias homogéneas antes d verter más leche. De este modo evitaremos que nos queden grumos.

Una vez hecho esto, cuando la bechamel está casi lista, echamos la sal y la pimienta. Seguimos removiendo. El toque final es echar el curry, al gusto, dependiendo cuánto os guste su sabor.

Ahora toca “lo complicado del plato”. Para aquellos que no seáis muy manitas, os recomiendo paciencia. A la mezcla de la carne picada y la verdura vertéis un poco de la salsa bechamel al curry, de este modo quedará más jugosa. El siguiente paso es coger los trozos de calabacín que habíamos limpiado al principio y rellenarlos con esta mezcla. Cuando quede un poquito para llegar al final, dejad de rellenar y echad una cucharada solo de bechamel.

Por último, si queréis gratinarlo, metedlo unos 5 minutos al horno. Y por fin, vuestro plato estará listo. Lo siguiente solo es servirlo  y disfrutar.

Calabacines rellenos con bechamel al curry

Calabacines rellenos con bechamel al curry