Infantas, 9: Patatas a la riojana

Esta receta se hace en mi familia desde que tengo uso de razón. Toda mi familia es de La Rioja por lo que las patatas a la riojana nos han acompañado en muchas reuniones familiares. He tenido que realizar alguna modificación a la receta original ya que no tenía en casa los pimientos choriceros, pero aún así están riquísima. Las patatas a la riojana son ideales para cualquier día de la semana y más en épocas de frío. Una receta muy nutritiva y sencilla de elaborar.

INGREDIENTES para 4 personas:

DSC_0635

  •       1 Pimiento verde
  •       ½ Cebolla o 1 cebolla pequeña
  •       1 Diente de ajo
  •       200 Gr de chorizo
  •       1 Hoja de laurel (o 2, dependiendo tamaño)
  •       1 Kg de patatas
  •       1 Cucharada de pimentón dulce o picante
  •       ½ Vaso de tomate triturado o frito
  •       Sal
  •       Agua
  •       Aceite de oliva virgen extra

PREPARACIÓN

En una cazuela pondremos a calentar un poco de aceite de oliva. Mientras se calienta cortaremos en pequeños cuadrados la cebolla, el pimiento verde y el diente de ajo. Caliente el aceite incorporamos estos tres ingredientes y los dejamos pochar.

DSC_0664

Ahora le quitaremos la piel al chorizo y lo cortaremos en rodajas. Una vez esté bien pochado lo que tenemos en la cazuela, añadiremos los trozos de chorizo y las hojas de laurel. Mientras dejamos rehogar el chorizo y las hojas de laurel pelamos y lavamos las patatas.

DSC_0688

Las patatas las cortaremos de una manera especial: “chascadas”. Esto quiere decir que en lugar de cortarlas hasta el final las partiremos rompiendo el final de cada trozo. De este modo conseguiremos que el guiso nos quede más espeso gracias al almidón que suelte la patata.

DSC_0678

Echamos las patatas a la cazuela las rehogaremos con ayuda de una cuchara de madera. Seguidamente echaremos la cucharada de pimentón, en este caso dulce.

DSC_0700

Antes de agregar el agua añadiremos el medio vaso de tomate triturado o frito (dependiendo gustos). Lo rehogaremos todo bien y añadiremos el agua hasta que cubra las patatas.  Por último lo salaremos.

DSC_0741

Es el momento de llevarlo a ebullición y una vez hecho esto bajaremos el fuego. Lo cocinaremos a fuego lento durante alrededor de 20 minutos.

DSC_0753

Antes de servir probaremos el punto de sal en el caldo por si fuese necesario rectificarlo. Una vez hecho esto es el momento de servir las patatas a la riojana. Dependiendo gustos puede que haya quien las prefiera más espesas, en ese caso con aplastar dos o tres patatas en el plato con ayuda de un tenedor será suficiente.

DSC_0766

DSC_0780

 

Infantas, 9: Croquetas caseras

Si echáis de menos la comida de vuestra madre o vuestra abuela y estáis cansados de las croquetas congeladas aquí tenéis una receta que os va a encantar. El otro día nos pusimos manos a la obra con la clásica receta de croquetas de jamón y pollo. Aquí os la dejo espero que os guste y os animéis.

DSC_0724

INGREDIENTES

  • 1 Pechuga de pollo
  • 150 gr de Jamón Serrano
  • 1 Cebolla
  • 4 cucharadas de Harina
  • 1/2 Litro de Leche
  • Aceite, sal y pimienta

PARA EL EMPANADO

  • Huevos
  • Pan rallado

Empezamos pelando la cebolla y cortándola en trocitos pequeños. Ponemos aceite en una sartén y dejamos que la cebolla se sofría hasta quedar transparente. Si tenemos el pollo crudo lo incorporamos a la cebolla ya sofrita y lo dejamos hacer.

A continuación echamos las cuatro cucharadas de harina y la cocinamos. Este paso es muy importante para que no nos quede el sabor a harina cruda. Una vez hecho esto echamos el medio litro de leche.

Tendréis que tener bastante paciencia y un brazo a prueba de bombas para remover sin parar y que os quede sin grumos y suave. Cuando esté todo bien mezclado añadimos el jamón serrano. Añadimos la sal si es necesario y la pimienta al gusto.

Para que la mezcla se solidifique y podamos darle forma os recomiendo que la hagáis un día antes de consumirla.

Cuando llegue el momento de darle forma a las croquetas, podéis ayudaos con dos cucharas soperas. Primero las pasáis por el huevo y después por el pan rallado. ¡Y a freír!

ANOTACIÓN SOBRE EL POLLO

En el caso de que os haya sobrado algo de pollo de un cocido, en lugar de echarlo junto a la cebolla, esperáis hasta el final y lo echáis, desmenuzado, junto con el jamón.

Si queréis probarlas con un toque diferente para acompañarlas, echadle un vistazo a esta salsa:

DSC_0726

INGREDIENTES PARA LA SALSA

  • 1 Yogur natural
  • 1 Cucharada de Mostaza
  • 1 Cucharadita de Aceite
  • Sal y pimienta

En un bol ponemos el yogur natural, la cucharada de mostaza y la cucharadita de aceite. Mezclamos todo bien y echamos sal y pimienta al gusto. Ahora sí,  ya tenemos todo listo para disfrutar de nuestras croquetas caseras.

Infantas, 9: Tartar de tomate y aguacate

Hoy toca una receta rápida y sencilla.  Para los amantes de las ensaladas os traigo una forma diferente de tomarla. Si estáis cansados de la ensalada de siempre podéis probar a hacer este tartar. Es muy fácil y seguramente sean ingredientes que tengáis en casa. Un plato ideal como entrante para una cena con amigos o con tu pareja e incluso si os apetece prepararlo esta misma noche para innovar en vuestro menú.

Espero que os guste.

DSC_0641

INGREDIENTES PARA DOS PERSONAS

  • 2 Tomates
  • 1 Aguacate maduro
  • 1/2 Cebolla
  • Aceite, pimienta y sal

Empezaremos picando la cebolla y a continuación el tomate, los dos en forma de dados. Lo meteremos todo junto en un bol. Ahora es el turno del aguacate (para quien no sepa cómo abrirlo os lo explicaré más abajo), lo abrimos y, como antes, lo cortamos en daditos.  Una vez hecho todo esto nos queda echar el aceite, no en gran cantidad, que quede todo bien impregnado. Y por último pimienta y sal al gusto. Por último lo mezcláis todo bien con ayuda de dos cucharas.

DSC_0636

INSTRUCCIONES PARA ABRIR  y DESHUESAR UN AGUACATE

Parece una tontería pero a mí me tuvieron que enseñar a abrir un aguacate correctamente. No es que sea complicado, pero si está muy madura puede ser que acabemos haciendo un estropicio. Aquí va esta técnica, muy sencilla y se tarda menos de un minuto. En cuanto aprendes es muy sencillo, así que allá vamos:

  1. Primero debemos abrir el aguacate por la mitad. Así que cogemos un cuchillo y lo rodeamos. Nos toparemos con el hueso, lo que nos impedirá abrirlo del todo. Dejaremos el cuchillo y cogeremos el aguacate con las dos manos y giraremos cada una en una dirección.
  2. El siguiente paso es quitar el hueso. Para eso volveremos a coger el cuchillo y le daremos un golpe seco al hueso del aguacate (con la parte afilada del cuchillo). Debe quedar clavado en el hueso. Entonces giraremos el cuchillo hacia un lado, sin hacer excesiva fuerza y veremos como se desprende suavemente.
  3. Para quitarle la cáscara y pelarlo sin esfuerzos necesitaremos una cuchara sopera. Cogeremos un trozo del aguacate e introduciremos poco a poco la cuchara por uno de sus bordes y la deslizaremos hasta que se nos desprenda el aguacate de la cáscara. Si está suficientemente maduro, saldrá sin problemas.

*TRUCO: Si necesitáis  reservar el aguacate para más
adelante recomiendo que guardéis el hueso. Si lo
metéis junto al aguacate se conserva mejor y no se oxida.