¿Mug…qué? Mug Cakes

¿Te apetece un Mug Cake? Si no sabes lo que es atiende bien porque va a ser tu nueva perdición en la cocina. Tras la llegada de las Cupcakes ahora han llegado los Mug Cakes para destronarlas.

Para saber qué es esta nueva sensación veamos de dónde procede su nombre:

MUG. Se refiere a taza de gran tamaño.

taza

CAKE. Que significa pastel.

cake

La combinación de estas dos palabras da lugar a los Mug Cakes, un rico pastel preparado en una taza. Este postre consiste en mezclar todos los ingredientes con ayuda de un tenedor y meter esa mezcla homogénea en una taza. Con tan solo una cocción en el microondas de un minuto y 50 segundos estará listo. Se sirven en la misma taza y se toman templados o fríos.

mug cake 1

Lo bueno de esta nueva tentación es lo rápido y sencilla que es su preparación. Seas un as de los fogones o no se te dará bien hacerla. La única pega que tienen estos dulces o salados bocados es que son para hacer y comer en el momento. Si quieres reservar alguno para el día siguiente se estropean y quedan correosos.

how mug cake

Si os animáis a prepararlas en internet hay varias recetas. Por ejemplo en Cuuking! encontraréis  recetas deliciosas y también en la web de Webos Fritos, tanto dulces como salados. Además hoy sale a la venta el libro de Webos Fritos de Mug Cakes: Bizcochos en taza listos en cinco minutos. Por 13,95€ encontraréis trucos y recetas de Mug Cakes de todo tipo: chocolate, café, yogur, frutas y verduras.

Promoción Mug Cakes

Os dejo aquí una galería de imágenes de diferentes Mug Cakes que he sacado de Pinterest. Próximamente en el blog publicaremos alguna receta de estos famosos bizcochos en taza.

Anuncios

Día del espectador: Julie & Julia

Mucho he tardado en ver esta película que, sin duda, me ha encantado de principio a fin. Julie & Julia dirigida por Nora Ephron y protagonizada por la oscarizada Meryl Streep y la maravillosa Amy Adams. Esta película está basada en dos historias reales contadas en los libros ‘My Life in France’, de Julia Child y Alex Prud´Homme, y ‘Julie & Julia’, de Julie Powell.

Captura de pantalla 2015-01-28 a la(s) 19.45.16 Captura de pantalla 2015-01-28 a la(s) 19.47.08

SINOPSIS

Esta comedia nos muestra dos historias entrelazadas. Una es la de Julie Powell, una joven escritora que trabaja para el estado. Y la otra son los inicios de Julia Child como cocinera. Julie cansada de su vida rutinaria decide tomar el libro de Julia Child (Mastering the art of french coocking) como referente para su blog en el que se propone cocinar 524 recetas en 365 días. Para contarnos la historia de Julia Child se centra en el París de 1950 donde descubrió su afición a la cocina y las idas y venidas de cómo llega a publicar su propio libro de cocina.

Esta comedia nos hace echar la mirada hacia atrás para comparar la vida de dos mujeres de generaciones diferentes que han hallado la pasión entre los fogones. No solo ven la cocina como una necesidad o un trabajo, nos muestran la cocina como su pasión. Disfrutan cocinando y saboreando esos platos. Tanto Julie como Julia encuentran en la cocina francesa el sentido de sus vidas.

Captura de pantalla 2015-01-28 a la(s) 19.27.21

Una de las escenas muy graciosa de la película es cuando Julie está intentando hacer un huevo poché siguiendo las instrucciones del libro de Julia Child. Aunque parezca algo sencillo parece que a la joven escritora se le resiste unas cuantas veces hasta conseguirlo.

Este film nos enseña que la cocina sobre todo es: pasión, ambición y mantequilla. Hay un momento muy tierno de la película, cuando es San Valentín, en el que su marido se levantar para brindar y dice estas palabras: Eres la mantequilla de mi pan, el aire que me da vida.

Sin duda lo que desde luego se aprende de esta película es que por muy complicado que sea, en este caso una receta, no te debes rendir e intentarlo una y otra vez hasta que te salga. Es el caso de uno de los platos más difíciles y deliciosos que aparecen en Julie & Julia: el pato deshuesado cubierto de hojaldre (Canard en crôute).

Captura de pantalla 2015-01-28 a la(s) 20.35.48

Os dejo aquí la receta que he encontrado por si alguien se anima a hacerla:

– Primero untaremos el monde con mantequilla (no puede faltar) y extenderemos la masa de hojaldre por encima. Reservaremos la mitad para cubrir el pato.

– Le quitaremos la piel al animal y lo deshuesaremos (el que quiera prescindir de este paso siempre puede comprar el pato ya limpio) y trocearemos.

– Lo mojaremos en coñac y reservaremos unas 4 horas en algún lugar fresco.

– Prepararemos el relleno como más nos guste (frutas, hortalizas…). A continuación lo extenderemos sobre el hojaldre.

– El último paso es precalentar el horno a 210º y asarlo durante hora y media.

Captura de pantalla 2015-01-28 a la(s) 20.36.16

Día del espectador: Un viaje de diez metros

Estrenada en septiembre, Un viaje de diez metros llegó a mis manos este fin de semana. Una maravillosa película gastronómica dirigida por Lasse Halström, director también de Chocolat (2000), y producida por Steven Spielberg, Oprah Winfrey y Juliet Blake. Protagonizada por la oscarizada Helen Mirren, la recién conocida Charlotte Le Bon y los actores hindúes Om Puri y Manish Dayal.

SINOPSIS

Hassan Haji desde niño aprendió el arte de los fogones en el restaurante de su abuelo en Bombay. Su madre le enseñó todo lo que sabía entre el aroma a curry y el sabor de las especias. Pero su aprendizaje se ve interrumpido por una tragedia que empuja a su familia al exilio. Los Haji deciden instalarse en un pequeño pueblo de los Alpes franceses, allí es donde la célebre chef Madame Mallory regenta Le Saule Pleureur con una Estrella Michelin. A tan solo diez metros de separación deciden montar su restaurante hindú, con sus intensos olores y estridente música revolucionaran al vecindario. La desesperación de  Madame Mallory le llevará a enzarzarse en una guerra culinaria con la familia Haji. La pasión de Hassan por la alta cocina francesa y Margueritte, segunda chef de Le Saule Pleureur, provocan un giro en la historia que acabará provocando una lucga de sabores y sensaciones entre los dos restaurantes que lucharán por conquistar el éxito.

Esta adaptación de la novela, con el mismo nombre, escrita por Richard C. Morais ha tenido un alcance universal siendo traducida a 21 idiomas. Al igual que el libro, la película es capaz de que la cocina francesa e hindú se entremezclen a la perfección consiguiendo que, tanto el lector como el espectador, se embarque en un viaje lleno de aromas capaz de despertar los sentidos. La puesta en escena y fotografía de este film estoy segura que a más de uno les hará levantarse del asiento y echar a correr camino de un restaurante hindú.

5

Sin duda un buen plan después de ver Un viaje de diez metros sería visitar el barrio de Lavapiés (Madrid). Como ya os recomendé hace tiempo el restaurante Shapla Indian Restaurant ,uno de mis favoritos de Madrid, un plan perfecto para cerrar este miércoles de cine.

“Como agua para chocolate”, un canto a la cocina

 

Captura de pantalla 2014-04-07 a la(s) 12.15.20

 

“Estar Como agua para chocolate”: es decir, a punto de explotar de rabia o pasión amorosa. Es un dicho mexicano y el título de la novela inolvidable publicada en 1989 por la escritora Laura Esquivel. Ya un clásico en las estanterías de los Foodies. Un argumento que gira alrededor de un amor imposible donde la protagonista deberá utilizar las artes culinarias si quiere conseguirlo. Un libro que parece ser también un recetario ya que cada capítulo está presidido por una receta diferente y a través de estás nos narran esta historia de amor. Convirtiendo así la gastronomía en un código lleno de aromas y sabores que consiguen llegar a transmitir sentimientos como la alegría por ver al ser amado y la desesperación de no poder tocarlo.

Ambientada en la época de la Revolución Mexicana cuenta la historia de Tita, la menor de tres hermanas, enamorada del joven Pedro. Ella sabe que no podrá casarse con él ya que en su familia es tradición que la pequeña de las hijas se haga cargo de la madre, “Mamá Elena”. Pedro acabará casándose con Rosaura, la mayor de las hermanas. Pero no porque no la quiera, él la ama pero es la única forma que encuentra para seguir cerca de Tita. Con tal de reprimir sus sentimientos, Tita se refugia entre los fogones elaborando platos mágicos de la gastronomía mexicana. Con estas recetas será capaz de transformar las emociones de todo aquel que se siente a su mesa y las prueba.

Laura Esquivel escribe esta novela cautivando al lector gracias a su particular forma de relatar la historia de Tita a través de la nieta sobrina de esta. A través de sus recetas y explicando cómo se preparan, cuenta los dos amores de su tía abuela: el amor frustrado al joven Pedro y el amor incondicional a la cocina. Nos sirven de introducción en la vida de Tita, dando un paseo por sus estaciones emocionales y descubriendo con ellas los secretos que descubre sobre su madre, cómo su hermana Gertrudis (la mediana) consigue encontrarse a sí misma y, sobre todo, aprender que con su comida puede hacer grandes cosas.

Cada personaje está perfectamente definido, caracterizado y perfilado. Es una novela que a medida que avanza la historia da la oportunidad de conocer la personalidad de cada uno de los protagonistas sin dejarte, ninguna de ellas, indiferente. Si nos centramos en el personaje principal, en Tita, se aprecia cómo evoluciona su personalidad, desde que es una niña hasta que se convierte en mujer. Hay que tener en cuenta que sus páginas están ambientadas en la Revolución Mexicana, aunque esto no es el trasfondo directo se aprecia en la lectura los matices de esa época afectando al comportamiento y lenguaje de sus personajes.  Como agua para chocolate nos da la oportunidad de conocer no solo la historia de Tita y su entorno, sino que también nos ofrece el significado

Aunque de primeras la trama de esta historia pueda parecer una simple historia más de amor y desamor, es mucho más que eso. En cada página de este libro encontraremos no solo amor, si no la lucha contra la sociedad, las costumbres, las tradiciones y, sobre todo, la lucha contra el tiempo. En definitiva se convierte en una historia narrada a través de un libro de recetas  que se empieza a saborear poco a poco y conseguirá hacer la boca agua a cualquier lector, sobre todo si es amante de la gastronomía mexicana.