El taller de Paco Roncero

El mes pasado estuvimos en el emblemático Casino de Madrid para asistir al Taller de Paco Roncero. Entramos por la puerta de atrás, como si formáramos parte del personal de servicio y al principio sentíamos mucha incertidumbre porque no sabíamos muy bien qué íbamos a encontrarnos allí. Una vez llegamos al lugar donde iba a tener lugar el taller nos sentíamos como si fuéramos a ver una obra de teatro. Al ver ese minúsculo salón, nuestras caras fueron más de asombro. No muy grande, de alrededor 50 metros y una mesa de unos seis metros de largo como escenario. Nuestros ojos estaban a punto de observar como se ponía en marcha un espectáculo culinario y sensorial en el que  se mezclan vanguardia gastronómica e innovación tecnológica.

DSC_0289

En este taller los fogones y el ruido que producen los utensilios de cocina son producto de la imaginación de cada uno. Igual que fue producto de nuestra imaginación creer que sería el mismísimo Paco Roncero quien nos guiaría en esta experiencia sensorial. Tras una breve presentación el chef con tres soles otorgados por la guía Repsol se marchó. Javier Alonso, uno de sus cocineros, fue el conductor en esta ocasión.

No podíamos quitar nuestros curiosos ojos de Hisia (el nombre propio de la mesa), la auténtica protagonista. Una mesa diferente a lo que estamos acostumbrados. Totalmente inteligente y fabricada de keraon, un material cerámico de alta prestación. Las luces se apagaron y la mesa cobró vida. Alrededor nuestro se generó una atmósfera cromática en la que la temperatura y la humedad relativa estaban controladas y un ambiente aromatizado que ofrecía la posibilidad de vivir experiencias visuales y acústicas.

DSC_0309

Junto a Hisia nos sorprendió la impresionante oleoteca de Paco Roncero con un total de 216 probetas de aceite de oliva, un ingrediente fetiche para el chef. Amante del aceite de oliva español ha realizado numerosas investigaciones sobre el mismo. No solo le interesa como producto para aderezar o freír si no que quiere conocer cada una de las características de las aceitunas y utilizarlas para platos diferentes.

DSC_0306

El Taller de Paco Roncero, el taller de las emociones, cuenta con la premisa de crear nuevas sensaciones y experiencias al público que lo visite a través de la gastronomía y su innovadora plataforma multisensorial. Pero esta experiencia tiene un precio, un precio que no todo el mundo es capaz de pagar. Unos 1500 euros es el precio que tendrán que pagar aquellos comensales que se sienten en esta mesa electrónica. Nosotros no tuvimos el placer de disfrutar totalmente ya que no probamos ni un solo plato, fuimos meros espectadores. Los que realmente hayan sentido ese gusanillo en la tripa de vivir completamente la experiencia gastrosensorial deberán vaciar su bolsillo. Yo, personalmente, no creo que los llegue a pagar. En definitiva, nuestro taller gastronómico-sensorial fue una experiencia a medias. Las conclusiones con las que salí de allí es que este tipo de experiencias únicas, diferentes y exclusivas se pagan. Y no a cualquier precio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s